Cédula de habitabilidad: qué es, cuánto cuesta y cuándo pedirla

¿Has comprado una casa nueva y necesitas la cédula de habitabilidad? Es algo común, pero debes tener en cuenta que no sólo la pedirán en ese caso, sino que también te la pueden solicitar en otras situaciones.

Para despejar dudas sobre qué es la cédula de habitabilidad, así como cuestiones relacionadas con la misma, hemos consultado a profesionales de la arquitectura que colaboran con Presupuestalia. A continuación recopilamos todo lo que necesitas saber al respecto.

Qué es la cédula de habitabilidad

Muy sencillo. Hablamos de un documento administrativo en el cual se certifica que la vivienda es apta en todos los sentidos (salubridad, higiene y solidez) para ser habitada por personas.

A través de este documento, una vivienda es legalizada por las comunidades autónomas y caduca a los 15 años.

Tipos de cédulas de habitabilidad

Dependiendo de la antigüedad del inmueble, puedes encontrarte que sean:

  • De primera ocupación: corresponden a las viviendas que sean de nueva construcción.
  • De segunda ocupación: hacen referencia a las viviendas que ya existen.
  • De rehabilitación: para viviendas en las que se ha realizado algún tipo de rehabilitación.

Para qué sirve la cédula de habitabilidad

Su sentido es muy claro: asegurar la habitabilidad de las viviendas. Como mencionábamos antes, esto se hace sobre tres pilares fundamentales: la solidez del inmueble, su salubridad y su higiene.

Hoy en día, tener este documento en regla es fundamental para solicitar servicios como la luz, el agua y el gas.

Además, si estás pensando en alquilar una vivienda o en venderla, también necesitarás tener al día la cédula de habitabilidad.

Requisitos para obtener la cédula de habitabilidad

Un contrato de alquiler o de compraventa puede quedar anulado si la vivienda no cuenta con este documento. Por ello, los constructores y las promotoras cuidan mucho este aspecto.

Para resumir, estas son las normas mínimas que debe cumplir la vivienda:

  • Tener una superficie útil de al menos 36m².
  • Disponer al menos de un comedor, una cocina y una cámara higiénica.
  • Tener una altura mínima de 2,5 m, excepto el baño y la cocina, que pueden llegar hasta los 2,2 m.
  • Que las estancias de la casa no sean paso a otros locales que no sean propios de la vivienda. En el caso del baño, no puede ser paso a otras estancias de la casa.
  • La cocina y los baños deben tener una puerta de separación del resto de la vivienda. Además, hay unas medidas mínimas para los dormitorios y para la zona de estar.
  • Los distintos niveles de la vivienda deben de ser totalmente practicables.
  • Debe contar con agua fría, agua caliente y electricidad.
  • La cocina deberá contar con un fregadero, aparato de cocción y extracción.
  • Los baños deben tener un lavamanos, un inodoro y una ducha.
  • La vivienda debe contar con una instalación para lavar la ropa.

Cuándo necesito la cédula de habitabilidad

La cédula de habitabilidad deben de tenerla, por norma general, todas la viviendas. Recuerda que para contratar luz, agua y gas es totalmente necesario. También se te requerirá en el caso de que vayas a alquilar la vivienda, venderla, pedir una hipoteca o en caso de reagrupamiento de familias del extranjero.

Si vas a habitar una vivienda en la que se hayan realizado obras o reformas, también sera necesario presentar la cédula de habitabilidad.

En el caso de la viviendas de protección oficial (VPO), este documento debe estar totalmente en regla durante los primeros 25 años. Una vez cumplido ese periodo se sustituirá por la calificación definitiva.

Qué datos contiene la cédula de habitabilidad

Este documento recopila una serie de información sobre la vivienda, que te contamos a continuación:

  • Dirección de la vivienda.
  • Superficie útil del inmueble.
  • Número de habitaciones y espacio que compone la vivienda.
  • Umbral máximo de ocupación del inmueble.
  • Identificación del técnico que certifica la cédula.

Comunidades que exigen cédula de habitabilidad

Dependiendo de la Comunidad en la que esté la vivienda, necesitaremos o no la cédula de habitabilidad. En Aragón y Castilla la Mancha, por ejemplo, fue derogado este documento para favorecer el acceso a la vivienda. Cada Comunidad Autónoma tiene su propia normativa.

Para saber si en la tuya necesitas cédula de habitabilidad, te recomendamos que hables con el Ayuntamiento en el que se encuentre el inmueble.

¿Es lo mismo cédula de habitabilidad que certificado de habitabilidad?

¡No! Se trata de dos cosas distintas.

El certificado de habitabilidad es un informe que realiza un arquitecto o arquitecto técnico tras visitar la vivienda, y que contiene toda la información relativa a la habitabilidad de la misma.

Posteriormente, con ese certificado emitido y toda la información en regla, se acude al Ayuntamiento para solicitar la cédula de habitabilidad. Es decir, que este documento no puede ser directamente tramitado por un arquitecto, sino que necesitarás ir al Ayuntamiento, que será el organismo que certifique que la vivienda es apta teniendo en cuenta el certificado previo.

Cuánto cuesta una cédula de habitabilidad

El precio por emitir este documento dependerá en todo momento de la Comunidad Autónoma en la que esté la vivienda. En Madrid, por ejemplo, el precio de la tasa es de 50,13 €, mientras que en Cataluña se reduce a unos 18,90 €.

Eso sí, ten en cuenta que a este coste deberás sumarle los honorarios del arquitecto especializado con el que gestiones el trámite.

Cómo pedir la cédula de habitabilidad

La cédula de habitabilidad debe ser confeccionada por un arquitecto o arquitecto técnico.

Si necesitas realizar este trámite, en Presupuestalia tenemos a tu disposición arquitectos profesionales en toda España, con los que puedes contar para solicitar tu cédula de habitabilidad.

Puedes pedir presupuesto gratis y recibirás hasta 3 presupuestos de 3 profesionales diferentes de tu zona.

 

×